NovelCat

Let’s Read The World

Open APP
Segundo Matrimonio de Coralie

Segundo Matrimonio de Coralie

Finished

multimillonario

Segundo Matrimonio de Coralie PDF Free Download

Introduction

"¡No mereces el amor de mi hijo!", dijo la madre de Skylar le dijo a Coralie hacía 5 años. También en el mismo momento, Coralie se dio cuenta de que Skylar era un joven maestro de una familia adinerada. Coralie y Skylar eran pareja ideal, pero rompió inesperadamente. Por mantener su autoestima, Coralie dejó a Skylar sin decirle nada y pensó que nunca volverían a verse. Cinco años después, él era el poderoso director ejecutivo de una gran empresa, mientras que a ella le resultaba difícil la vida ya que su esposo la traicionó y su familia estaba en dificultades. El día en el cual ella presentó el divorcio, se paró en el borde del camino con lágrimas en los ojos. En el mismo momento, él se la acercó y suavemente le secó las lágrimas. "Cásate conmigo"
Show All▼

Chapter 1

Antes, creía que Skylar Holland era el hombre que más me odiaba en el mundo. Sin embargo, después me di cuenta de que, si había alguien que me amaba hasta los huesos, en realidad era él. —Coralie Chariott.

Cuando vi por primera vez a Coralie, quedé cautivado de inmediato. No había droga alguna que pudiera salvarme, excepto el amor. —Skylar Holland.

'Cariño, has estado trabajando muy duro. Prometo que en cuanto mamá se sienta mejor, podrás mudarte aquí'.

Cuando Coralie recibió el mensaje de su esposo, Howard Schultz, ya se encontraba a la puerta de su casa.

Últimamente, su suegra estaba un poco enferma, por lo que Howard le había pedido que se mudara con ella para cuidarla y solo regresaba a casa una vez a la semana.

El día de hoy, la mujer no se sentía bien del estómago, e incluso vomitó sobre Coralie tres veces. Por lo tanto, ella tuvo que volver a casa para cambiarse de ropa.

Tan pronto como entró por la puerta, tropezó con unos zapatos en la entrada.

Al mirarlos, se dio cuenta de que eran un par de zapatos de hombre de cuero negro y unos tacones rojos.

Coralie llevaba años sin usar tacones, por lo que era imposible que le pertenecieran.

"Ah...".

Se escuchó la voz de una mujer desde la habitación,

haciendo que su corazón se estrujara.

En silencio, caminó hasta la habitación,

donde también escuchó la voz de un hombre. En ese momento, tuvo la intención de abrir la puerta, pero sus dedos se paralizaron y su mente se quedó en blanco.

A través de la rendija de la puerta, Coralie pudo ver claramente el cuerpo de su esposo encima del de otra mujer en la cama.

La escena era clara, con el cabello rizado de la desconocida extendiéndose a lo largo de la almohada y llegando hasta la cabecera.

Cuando estaba en la universidad, solía ser la supervisora de los dormitorios. En esa época, a sus compañeras de cuarto les gustaba llamarla hermana Corrie pero, una vez que se graduaron, cada quien tomó caminos separados y solo quedó una persona en la Ciudad A.

Ahora, Coralie se preguntaba por qué la voz de la mujer le sonaba tan conocida.

Mirando el cabello largo y rizado de color castaño, casi podía asegurar que era su mejor amiga, Alison Herman, quien yacía debajo del cuerpo de su esposo.

"Entonces dime, ¿me amas a mí o a la hermana Corrie?", Alison preguntó, con los brazos envolviendo el cuello del hombre como una serpiente.

Sin embargo, miró hacia la puerta con sus ojos llenos de maquillaje,

y una sonrisa provocativa apareció en su rostro.

"Por supuesto que te amo. Eres tan hermosa".

Howard no sabía que las miradas de ambas mujeres acababan de encontrarse, pues estaba totalmente concentrado en Alison.

En ese momento, la furia de Coralie estalló

y abrió la puerta de golpe.

Entonces, Howard se dio la vuelta y encontró a su esposa parada allí, con el rostro marcado por la sorpresa. "¡Querida", exclamó.

"Hermana Corrie", pronunció Alison al mismo tiempo, con una evidente insatisfacción, ya que su encuentro había sido interrumpido. "Creí que disfrutabas viéndonos. ¿Por qué no sigues así un rato más?".

"¿Cómo piensa explicar esto?",

los ojos de Carolie se estaban llenando de lágrimas. ¿Ese maldito estaba encima de otra mujer y aun así se atrevía a llamarla cariño?

"Cariño, explícale todo a la hermana Corrie". Alison se sentó y abrazó al voluptuoso hombre con fuerza. Luego continuó con un tono coqueto: "Si no lo haces ahora mismo, me iré".

Al escuchar esta amenaza, Howard inmediatamente enderezó la espalda y dijo con voz dura: "¿Qué quieres que te explique? Ya viste todo, ¿no es así?".

"¿Quieres que nos divorciemos?", Coralie miró con tristeza a la pareja frente a ella. "Bien, si ya has tomado una decisión, mañana mismo comenzaremos los trámites".

Alison no dijo nada, y simplemente pellizcó la cintura del hombre con los dedos.

Howard asintió de inmediato. "Llevo mucho tiempo esperando este día. Mírate; apenas llevamos tres años de casados y no te has cuidado en absoluto. ¿Por qué apestas tanto?".

Ese hedor era el vómito de su suegra. La razón por la que ella había vuelto a casa con con la ropa sucia era que no tenía nada para cambiarse en casa de su suegra.

Sin esperar una respuesta, Howard continuó: "Si no puedes siquiera hacer las labores de la casa, podrías esforzarte en ser más activa en la cama. En comparación con Alison, ¡ni siquiera puedes considerarte una mujer!".

Estas palabras hirieron profundamente el corazón de Coralie.

Howard, Alison y ella habían sido compañeros en la universidad.

En ese entonces, Coralie era conocida por su belleza pero, sin importar cuántos chicos la persiguieran, ella siempre los ignoraba. Al final, eligió a Howard que, a pesar de venir de una familia común, le preparaba el desayuno todos los días y la consentía cuando estaba en su periodo.

Recordó la forma en que todos sentían lástima por ella; sin embargo, una vida normal le parecía una bendición.

Pero ahora, todo se había convertido en una terrible broma.

"Está bien. Tenemos cita mañana en el Registro Civil".

Después de decir esto, Coralie luchó por contener las lágrimas mientras se daba la vuelta para irse.

Entonces, se dirigió al centro comercial más cercano para comprar ropa nueva, tirando la que llevaba puesta a la basura.

Cuando se casó con Howard, su situación económica era un poco difícil, así que llevaba mucho tiempo sin poder comprarse un vestido. De hecho, la ropa que acababa de tirar la había comprado en la universidad.

A menudo, su esposo le prometía que, en cuanto ganara más dinero, le compraría todo un guardarropa nuevo.

Pero ahora que se estaban divorciando, él seguía sin cumplir su promesa.

Luego de comer, Coralie comenzó a llamar a varias agencias de bienes raíces para ver algunas de sus ofertas.

No fue sino hasta las nueve de la noche que volvió a casa de su suegra.

Al abrir la puerta, encontró a Morgana Lane sentada en el sofá, regañándola: "¿Por qué regresaste tan tarde? ¿Quieres matarme de hambre?".

Coralie se quedó atónita: "¿Howard no te lo dijo?".

"Mi hijo está muy ocupado para hablar conmigo. ¿Qué tenía que decirme? Apúrate y ve a la cocina; me muero de hambre".

Ante esto, Coralie no dijo una palabra. Simplemente dejó su bolso y fue a la cocina para comenzar a preparar el arroz con verduras.

A pesar de su apariencia tranquila, era inevitable sentir un poco de amargura en el corazón.

Después de graduarse de la universidad, tuvo que renunciar a una gran oportunidad de trabajo para poder atender las necesidades de su suegra. En cambio, aceptó un puesto inferior con un salario de apenas 1000 dólares, solo porque quedaba cerca de la casa de la mujer.

Llevaba tres años consecutivos viniendo a cocinar para ella diario en cuanto salía del trabajo, solo para después regresar a su propia casa para hacer lo mismo.

Al principio, creyó que estaba comenzando a formar una buena relación con Morgana;

pero ahora que por primera vez llegaba tarde, su suegra ni siquiera le preguntó si estaba bien y solo le exigió que preparara la comida.

"¡Ah!".

En un momento de distracción, Coralie se cortó la mano mientras picaba las verduras.

En respuesta, corrió al fregadero para enjuagarse la sangre y luego salió de la cocina a buscar una tirita.

Cuando salió de nuevo y vio que no había nadie en la sala, no le dio mucha importancia y continuó con su búsqueda.

Sin embargo, mientras se ponía la tirita, vio que Morgana estaba haciendo una llamada telefónica en el balcón.